MI HUERTO EN MACETAS

Cuando me propuse hacer un huerto urbano en mi balcón comencé a buscar información por internet, y encontré tanta, que me sentí abrumado. Después de mucho filtrar y encontrar las características adecuadas para la orientación de mi terraza, y para mi situación geográfica me puse manos a la obra y en esta primera entrada os contaré lo que hice inicialmente.

Para empezar vivo en Sevilla lo que hace que tenga temperaturas no muy duras en invierno y bastante elevadas en verano. Para colmo mi terraza está orientada al Norte, con lo cual las horas de sol son escasas, prácticamente nulas en invierno, pero aun así he de decir que se puede.

Al inicio, y si no quieres complicarte mucho la vida, puedes empezar el cultivo en macetas y jardineras. Aunque pueda parecer que no es lo ideal, si las condiciones que se dan son medianamente decentes pronto verás crecer a tus plantas y según lo que hayas decidido cultivar, en un escaso mes, puedes incluso llegar a ver los frutos.

Mi primer intento fue a finales de primavera y fue en macetas y jardineras. En concreto me inicié con unos tomates cherrys (un tipo de cultivo superagradecido para los principiantes), unas pimenteras, algunos ajos y rábanos. Las tomateras y pimenteras las planté en unos semilleros hechos de cartones de huevos (vaya error) que con el tiempo y la humedad se me deshacían poco a poco, y las tuve en un lavadero, donde da bastante más el sol que en la terraza, y que al ser acristalado hacía un efecto invernadero. A pesar de los cartones de huevos, como las condiciones del lavadero eran ideales, logré llegar a sacar los plantines adelante y al cabo de unas dos semanas aproximadamente estaban listas para ser plantadas a una maceta.

Huerto macetas

Las tomateras las pasé a dos macetones grandes en los que puse tres matas por cada maceta. Al principio todo iba de maravilla pero pasado un mes de trasplantarla a las macetas me di cuenta que había cometido de nuevo otro error. Que sean tomates cherrys no quiere decir que la tomatera sea pequeña, lo que es pequeño es el fruto y tenía los macetones que daban miedo verlos. Mi terraza era la selva del amazonas, y aunque mis niñas se divertían mucho, me conllevo algún que otro problemilla con mi señora. Si te decides a plantar cherry en maceta te recomiendo que selecciones las plantas mas fuertes que te hayan salido y dejes una por macetón. Bien entutorada y sola dará tomates de sobra para toda la temporada. En nuestro caso teníamos 2 macetas y prácticamente recolectábamos tomates todos los días. Mi niña grande los cogía los lavaba y para adentro. Una gozada.

Las pimenteras las planté en unas jardineras pequeñas. Puse tres matas por jardinera. No llegué a tener el mismo problema que con los tomates pero casi. Estaban demasiado juntas y se me formaba una autentica selva. Este año cuando vuelva a plantarlas las separaré bastante más para que puedan airearse y así den más frutos. Aun así, para ser la primera vez, dieron bastantes pimientos, aunque ni de lejos la cantidad de frutos que dieron las tomateras.

Y por último los rábanos y los ajos. He de decir que estos dos cultivos son muy fáciles y agradecidos. Los rábanos a mi me salen siempre, ya los tenga al sol directo, con poco sol e incluso a la sombra, aunque es evidente que mas pequeños. Particularmente cuando mejor me han salido es en verano en los que en mi terraza da el sol dos horas a primera hora de la mañana y otras dos horas a última hora de la tarde. En esas condiciones he cosechado unos rábanos más que decentes. Además tienen una cosa muy positiva que se pueden plantar a lo largo de todo el año. Al principio plante muchas semillas a la vez y tuve que recolectarlos todos de golpe. Ya con la experiencia siembro 8/10 semillas cada semana y tengo rábanos todo el año. Los ajos tienen poco misterio, entierras un diente en la tierra con la puntita hacia arriba y que quede aproximadamente a dos centímetros de la superficie, y los pones al sol. Un riego más bien escaso y van solos. Cuando las hojas empiezan a secarse hay que estar pendiente para cuando este seca al 75 por ciento anudarla y que crezca el fruto. Si no haces esto tendrás ajos más pequeñitos (Vuelvo a decirlo por experiencia propia) aunque la verdad que muy buenos. He de decir que a pesar que me han salido ajos bastante grandes no se acercan al tamaño de los que compras en las tiendas. Son bastante mas pequeños, pero eso si, están riquísimos.

Esa fue mi primera incursión en un huerto urbano en concreto en un huerto en la terraza y he de decir que me sorprendió la cantidad de las cosechas. Si yo pude tu seguro que también puedes. Así que te animo a que te decidas y me dejes un comentario con tus resultados. Sin más me despido hasta la próxima entrada en la que os iré detallando más todo el proceso y los detalles de cómo lo hice para que aprendáis de mis errores y tengáis mas posibilidad de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *